TU ASESOR DE MODA

5 pasos para asegurar un buen cuidado de la piel en primavera

cuidado-de-la-piel

La primavera ya llegó y, ya sea que te prepares para salir de viaje sacando provecho a un clima mucho más placentero, o que mantengas tu rutina de trabajo a la espera de las vacaciones de verano, es esencial llevar a cabo una transición entre la rutina de cuidado de la piel en invierno y primavera.

La primavera actúa como un puente entre el invierno y el verano, así que es importante tomar en cuenta cómo el cambio en la temperatura, la humedad y la intensidad del sol pueden afectar nuestra piel. Por eso destacamos 5 pasos que debes conocer para asegurar un buen cuidado durante los próximos meses:

  • Protector solar sin excepción

El sol de la primavera suele parecer mucho más delicado que el del verano, sin embargo, sigue dañando tu piel, incluso en los días más nubosos. Por eso, aunque parezca que el día no lo amerita, asegúrate de utilizar protección solar sin excepción, eligiendo aquellos productos de fácil aplicación que no desaparezcan con el sudor.

Si bien algunas recomendaciones afirman que un protector solar con un factor de protección solar (SPF) de 30 es suficiente, la mayoría de los expertos sugieren no utilizar protectores con un SPF menor a 50, especialmente cuando viajemos a destinos soleados.

  • Busca opciones sostenibles

Aunque la industria del cuidado de la piel ha mejorado mucho en los últimos años, lo cierto es que todavía es común encontrar productos nocivos con el medio ambiente.

Un ejemplo de esto podemos verlo en nuestro propio país, en la Riviera Maya, donde el uso de protector solar por parte de turistas estaría generando cerca de 200 toneladas de sustancias nocivas para los arrecifes de coral.

Pero no solo debemos optar por opciones no contaminantes, sino que estas también deben ser respetuosas con el medio ambiente, incluyendo la fauna. Por ejemplo, en las ofertas de Walmart es posible encontrar los productos de Garnier que forman parte del programa Cruelty Free International, asegurando que aportemos con nuestro grano de arena mientras cuidamos de nuestra piel.

  • Exfoliación, más importante que nunca

Pasar de una temporada de clima frío y mucho viento, a un clima templado y húmedo, requiere de una exfoliación constante con la que puedas deshacerte de toda la piel muerta que llevas encima, permitiendo que esta se regenere de forma adecuada para adaptarse a las nuevas condiciones climáticas.

Esto no solo incluye tu rostro y cuello, sino también todo tu cuerpo, ya que en esta transición también cambiaremos la ropa gruesa y de una amplia superficie, por indumentaria mucho más ligera y abierta. Prioriza la exfoliación del rostro con productos delicados, pero no ignores el uso de productos más fuertes para tus codos, rodillas, manos y pies.

  • Haz una limpieza de primavera

La primavera no solo requiere de un cuidado de la piel exhaustivo, sino también del reemplazo de algunos de los productos que compramos a inicios del invierno. Esto no aplica a todos los productos, ya que muchos tienen fechas de caducidad mucho más extensas, por lo que debes asegurarte de leer bien el etiquetado.

Mientras que algunos productos solo mantendrán su vigencia durante un máximo de 6 meses, otros pueden mantenerse en tu baño por algo más de tiempo.

El cuidado de la piel es mucho más que tomar en cuenta unas cuantas previsiones, especialmente cuando comenzamos a adentrarnos en las épocas calurosas del año. Asegúrate de seguir investigando cómo cuidar tu piel comprando productos alternativos y creando hábitos que se adapten a la temporada.